Carta a mi hija adolescente


Querida hija, algún día esta carta leerás,
tan solo deseo, que tu pequeño corazón no sufra jamás,
por eso mi pequeño consejo, te dejo escrito ya:

No te enamores nunca...no te enamores jamás...
que tu sonrisa de niña,se pude marchitar,
que tus bonitos ojos negros,se pueden empañar,
con lágrimas duras y frías,que jamás se secarán.

Que el amor es algo serio,que te puede destrozar,
igual que te da la vida,te la puede quitar,
te puede dejar un vacío,que no podrás llenar.

Tu pequeño corazón,poco a poco se abrirá...
sentirá nuevas emociones,que quizás no entenderás,
a todas tus amigas,de el les hablaras...
tus libros y pupitre con su nombre llenarás.

En tu corazón muy fuerte ese amor se grabará,
con sentimientos, que quizás nunca olvidarás,
Mires donde mires su rostro verás...
su cabello,su sonrisa y su forma de mirar.

Un día vendrá a buscarte y os sentareis junto al mar,
y te hablará de cosas que no habrás oído jamás.

Te besará despacito y tu te asustarás...
el día que eso pase tu mundo cambiará....
será todo de cristal y en el solo los dos podréis habitar.

Pero un día ese mundo verás derrumbar ...
te quedarás vacía y con ganas de llorar,
con nuevas amigas lo verás y no le querrás saludar...
pero tus ojos con los suyos siempre se cruzarán...

Conocerás a alguien nuevo para ti muy especial...
te gustará su mirada y su forma de besar....
sin darte cuenta hija mía....
te habrás vuelto a enamorar....

Pero si te digo que el primer amor...jamás olvidarás...

Para mi hija.......

Adela

4 comentarios:

precioso adela.los hijos nos dan la alegria de vivir dia a dia verdad?

besitosss

 

Todos tenemos que pasar ese primer amor y primer desengaño, es ley de vida.Aunque como madres no quisieramos ni que les rozara el ala de una mariposa, pero sentir, sufrir, amar, reir...forma parte de VIVIR.
Besos

 

waaaaaaaaaa!!!! snif, casi lloro, tengo una hija adolescente, y la melodia de este poema resuena y resuena en mi cabeza, pero ellos mismos tienen que vivir la vida,y tener sus propias experiencias...te mando un abrazito!!!

 

Nos aturde la idea de ver cómo han crecido, que se deben independizar nos preocupa, porque muy en lo profundo, no hemos dejado de verlos como niños, y que necesitan siempre de nosotras,bssssssssss

 

Publicar un comentario en la entrada